El proyecto personal

Mark Thiessen – “Todo fotógrafo necesita un proyecto personal”

…. Y puede que tenga razón. A lo mejor no es una “necesidad”, pero si te ayuda a pensar la foto antes de hacerla, y eso es  un excelente ejercicio de aprendizaje.

Un proyecto personal consiste en elegir un tema y desarrollarlo. Esto no quiere decir que dejes de hacer otras fotos.

Elige un tema que realmente te guste, si te estimula, te servirá de inspiración y será menos probable que lo abandones. Los proyectos personales suelen llevar un tiempo; a veces quedan abiertos para siempre…  También hay que decir que este paso es el más difícil (por lo menos para mi).

Define bien el objetivo: ¿qué quieres contar? Podemos marcar un objetivo final. Puede ser que el proyecto evolucione, cambie, le demos un giro… pero hay que tener claro qué queremos contar.

Márcate un plazo de tiempo  así será más fácil que lo termines

Muestra tu trabajo. Comparte tus fotos en internet o pide opinión a tus amigos. Puedes montar una pequeña exposición en casa e invitar a unos amigos a tomar algo (algo sencillo: una cuerda y unas pinzas de la ropa) así sabrás cuáles gustan más  y tendrás opiniones que te ayudarán a seguir.

Quién sabe, lo mismo el día de mañana eres una eminencia y podrás contar en tus conferencias cómo eran tus primeras expos (así que no olvides tomar fotos de la fiesta…)  🙂

Aquí van algunos ejemplos

“Japoneses durmiendo”, Hector García

“Movilidad ciclista”

Cintia Mars

“Alfabeto fotográfico”

Anuncios